Y el derbi se lo llevó el Cáceres 2016

JORNADA 33
EXTREMADURA PLASENCIA GALCO, 68 – CÁCERES 2016BASKET, 72

Los cacereños se llevaron el derbi tras ir por detrás casi todo el encuentro. La calma en los minutos decisivos y la calidad de hombres como Panadero y Jones decantaron el partido para los visitantes en un final de infarto. Impresionante la afición del Cáceres 2016basket que viajó para ver a su equipo.

Empezaron los locales muy metidos en el partido, liderados por su jugador franquicia, Jason Blair, y conscientes de lo que se jugaban: la presencia en los play off. Por contra, el Cáceres 2016 no tenía las ideas muy claras en ataque y la distancia se iba agrandando del 8-0 al 16-3 en algo más de seis minutos. La avalancha placentina, muy acertada, estaba sorprendiendo a propios y extraños. Juan Sanguino era el único que replicaba. Mientras, los árbitros no veían nada de lo que sucedía en la zona local y se mostraba excesivamente riguroso en la visitante. El Cáceres se fue entonando algo más en ataque, pero en defensa seguía recibiendo puntos del impenitente Blair y compañeros, a la postre, mártires. Tras compensación arbitral en forma de arbitrarias decisiones el marcador se fue al 29-15.

La salida cacereña del segundo cuarto prometió otro partido, sin embargo, cuando más entonados estaban los capitalinos en ataque y más desafortunados los placentinos en la misma faceta. De nuevo extrañas decisiones de la pareja arbitral frenaron la remontada en los siete puntos y precipitaron hasta una técnica al banquillo. Las distancias se estabilizarían rondando la decena de ventaja para los locales, que pudo haberse rebajado si se le hubiesen concedido tres tiros libres a Lorenzo Díaz cuando fue literalmente violado por dos defensores frente al banquillo de sus compañeros. 45-34 al descanso y Hurtado bajó a los vestuarios como si se lo llevaran los demonios. Blair estaba dominando el partido y hombres tan importantes como Williams, algo descentrado, y Peña, con cero puntos, fuera del partido, no estaban dando loa réplica.

El segundo cuarto lo había ganado el Cáceres 2016 anotando 19 puntos, circunstancia que se repetiría hasta el final del encuentro. Pero vamos con la segunda parte.

El Pollito Peña quería hacerse notar y le sacó brillo al rifle en el vestuario para endosar un un triple nada más comenzar segunda parte. De repente, apagón. Las cosas no pintaban bien. Era la hora de Peña y el partido se tuvo que detener. No obstante, parece que la cosa le fue bien a los visitantes que, tras la reanudación siguieron con el guión, Peña volvía por su fueros con otro triple, mientras que a los locales les empezaba a pesar la ansiedad de jugarse todo la temporada. Los árbitros seguían a lo suyo, equivocándose en exceso, pero esta vez, los errores ya no sólo beneficiaban al Plasencia por lo que el partido se fue igualando hasta que, a falta de seis para el final del tercer acto, el Cáceres le había dado la vuelta al marcador 44-45.

El acierto exterior de los jerteños les volvía a poner por delante poco después, pero ya no volverían a acoger las distancias de la tranquildad en ningún momento. La igualdad se había apoderado del derbi, quien tuviese la cabeza más fría y más acierto en la línea de libres se llevaría el gato al agua. 55-53 antes del acto final.

La cosa estaba caliente. Si bien fue el cacereño Sanguino el que había dado vida a su equipo en un inicio dubitativo, fue otro cacereño, el otro capitán, el que sacó a relucir la casta y la calidad del factor bellota y se convirtió en el protagonista del encuentro. Un triple, una bandeja y un canastón que le transportarona a la adolescencia, cuando hacía estragos en este mismo pabellón, pusieron a su equipo con muchas opciones. Los cacereños se ponían por delante pero no conseguían aumentar la ventaja a más de dos puntos en ningún momento, hasta que, como se presumía, los libres anotados por Jones y Panadero, pusieron la ventaja en cuatro 68-72, la máxima que tuvieron los visitantes en todo el partido y que sería la definitiva. Blair lo tuvo en su mano pero bastante había hecho ya el hombre sosteniendo a su equipo todo el partido.

Final y explosión de alegría en las más casi trescientas personas que se habían trasladado desde Cáceres y otros puntos de la península para ver el derbi. Los cacereños pudieron celebrar con alegría el aniversario del 10 Mayo con una victoria en casa del vecino. Chapó a la afición que al grito de “Que salgan los toreros” esperó pacientemente sin parar de animar el saludo de los suyos, que llegó, y culminó una noche en la que la cara opuesta la pusieron los incrédulos placentinos que vieron cómo se les había escapado un partido que creyeron ganado en el primer cuarto y cuya presencia en los play off depende de que Huesca gane a Tarragona en casa y ellos hagan lo propio en Gijón.

Los cacereños, por su parte, esperan ganar a Almería en casa el próximo viernes para adueñarse de una séptima posición que ya está casi en el zurrón y que era impensable cuando se inició la segunda vuelta.

Anuncios

~ por borgeleon en mayo 10, 2008.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: